viernes, 12 de febrero de 2010

Los Parias

Ayer hice un comentario irónico (cuando no) en un blog amigo acerca de ciertas costumbres argentinas y un lector, con toda la razón del mundo se molestó, ya que pensó que mi crítica (entre las de otros comentaristas) era más bien destructiva antes que constructiva.
Aunque no fue ese el tono que le quise dar a mi comentario, aclaré y dí las disculpas del caso ya que después de todo, la otra persona no tiene por qué conocer la manera de pensar o de expresarse de uno, y debiera haber sido más cuidadoso al opinar.
Pero más allá de lo anecdótico, cada vez que un debate de este tipo se genera en algún lado, me pasa algo que creo que no debe ser ajeno a muchos inmigrantes, y es esa sensación de que en cierta manera uno se ha convertido en un paria. Permítanme que me explique.
Cuando vivía en Argentina y participaba en las conversaciones cotidianas en mi trabajo o en el café con amigos, escuchaba (y pronunciaba) las críticas más descarnadas sobre mi país, su gobierno, su televisión, sus costumbres, etc, etc, después de todo, los argentinos tenemos una tendencia a opinar sobre absolutamente cualquier tema y, tal vez por nuestro bagaje tanguero, a protestar bastante. Si por esas casualidades intervenía en la conversación un extranjero y osaba decir pío sobre nuestra querida nación le saltábamos encima como fieras, lo cual es razonable, es como una familia, los de adentro tienen derecho a opinar y los de afuera no.
Después me fui a vivir a Canadá y me pasó algo curioso. No habrían pasado dos meses desde mi partida cuando, hablando por teléfono con un amigo y comentando la situación política y económica del momento, este me espetó: "mirá Negra (así me llaman algunos amigos allá), para opinar tenés que estar acá, desde afuera es muy fácil hablar...". Esa fue la primera vez que me dí cuenta de que para algunos de mis compatriotas yo había perdido mis derechos como argentino, o por lo menos el de expresar mi opinión. No importaba que hubiese vivido y que me hubiese roto el trasero trabajando los últimos 32 años allá, ni que me hubiera ausentado por apenas 60 días, mis aportes ya no eran más bienvenidos, había pasado a una categoría en la que se me toleraba pero a la vez se me decía: vos te fuiste, acá no estabas contento, ahora no vengas a opinar, porque vos no vivís acá.
Nunca supe que pensar de esa postura, tal vez tengan razón y los de afuera deban quedarse callados, pero lo cierto es que yo me fui por las mismas razones que mis amigos siguen protestando hasta el día de hoy. Y nunca sentí rechazo por mi país (conozco a muchos inmigrantes que sí reniegan de sus orígenes), es solo que existe una realidad innegable que me dice que en este momento Canadá es un lugar más seguro para criar a mi hija que Argentina, pero no por eso dejo de extrañarlo ni de sentirme parte. Por eso es que no entiendo del todo cual es el problema o por qué soy menos argentino por vivir en otro lado. Lo más bizarro del asunto es que en Canadá, siendo extranjero (uno puede nacionalizarse todo lo que quiera pero en el fondo sigue siendo de afuera), aceptan con buena predisposición mis opiniones y mis críticas hacia un país en el que ni siquiera me crié.
Precios que hay que pagar cuando uno comete el pecado de emigrar, parece.

20 comentarios:

JorMig dijo...

Que le vas a hacer, somos así!!!
A lo mejor hay un poco de envidia porque alguien pudo tomar la decisión de irse y lo pudo hacer.


Negra ????

El 22 dijo...

Je. En Argentina hacía las veces de manager de una banda de rock, Los Chanchos Rengos, y para gastarme, los pibes me decian La Negra (por la negra Poli, manager de los redondos). De tanto joder, me quedo el apodo :)

Lorena dijo...

No quedó mi comentario???? Uhhh
Decía que...

Es un tema complicado, no voy a comentar mucho aunque podría escribir un post entero.

Cuando nosotros regresamos ese año y tantito, ya no nos considaban argentinos, hasta hay un apodo muy común en Argentina para nosotros los inmigrantes que ahora no recuerdo (lo borré inconcientemente).
La segunda "emigración" nos dejó con muy pocos amigos y otro poco de familiares porque no digieren el hecho de que nosotros nos sentimos mejor acá que allá.

Me encanta hablar de este tema con otros inmigrantes pero por lo general lo hago a puertas cerradas por las repercuciones Betoño :)

El 22 dijo...

Ja, ja. Lore, este tema lo tengo embolsado desde hace rato, necesitaba despacharme, eso es todo. Sentite libre de expresarte, igual, no seria la primera vez que se arme cachengue por estos lados, aunque espero que no. :)

Lorena dijo...

Creo haber mencionado algunas cosas hace tiempo en mi blog.
Pero mejor si me expreso en tu blog que en el mío, jaja.

El apodo es Vende Patria, nunca te lo dijeron??

El 22 dijo...

No, pero sí lo había escuchado, aunque no sabia que estaba referido a los emigrantes. Igual, decirle vende patria a alguien que se va del pais, teniendo adentro gobernantes que literalmente venden la patria al mejor postor me parece un poco mucho...

Gabriel dijo...

Uf... si habré escuchado el 'vende patria' y el 'cobarde, te fuiste cuando las papas quemaban y no te quedaste a poner el hombro'. A esos invariablemente les contesto preguntándoles "Y vos cómo ponés el hombro? Pagás todos tus impuestos? Aportás para tu jubilación? Tenés a tu mucama en blanco? Nunca coimeaste un policía?". Y ahí los cagás, porque por lo general los que te ponen apodos son los que tienen el culo sucio. Y los que me conocen saben que a mí, con esas cosas, no me van a agarrar jamás...

Pero sí, así somos. Cuando vas para allá, los comentarios son todos del estilo "se viene el estallido social", "este país ('este' país, no 'mi' país) se va a la merda en cualquier momento" y cosas por el estilo.

Llegás a comentar que la vereda está sucia y te putean de arriba a abajo.

Hay tres soluciones: los ignorás, los mandás a cagar o pegás media vuelta y no los ves nunca más. No perdés gran cosa, de todos modos.

PaulyS dijo...

Tomare nota del post y de los comentarios, para ser cuidadosa al expresarme. Igual ya descarte dos amigas que se OFENDIERON porque me fui. Pero lo importante es que mi flia y mis VERDADERAS amigas me apoyaron y me apoyan.
Hoy estaba viendo una nota en TV sobre una piba que patino en las olimpiadas pasadas para Turquia y perdio y este año lo hace para Canada, lo mismo que un pibe que compite en carrera de velocidad en patin, como aca no tuvo suerte se fue a Italia (su abuelo era italiano) y compite para ellos. Te imaginas como los tratarian a ellos en Argentina?
Un saludo enorme

Ale Marge dijo...

Tal cual tocayo, tal cual. Si opinas te largan los perros

El 22 dijo...

Release the dogs on those crazy traitors, Smithers...excellent. :)

JorMig dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El 22 dijo...

Su comentario era mas que pertinente, no tenia por que borrarlo :)

Anónimo dijo...

A mi me pasaba al reves, estando en Argentina, algunas veces cuando opinaba de algun tema(lease economia, politica, etc) alguno me tiraba la frase "y vos que opinas si sos Canadiense, volvete a tu pais" (aclaracion,soy "Canadiense" pero me crie y vivi en Argentina casi toda mi vida)

Saludos

Anónimo dijo...

Vaya, pues llevo varios años leyendo tu blog y hasta ahora me entero que eras argentino. Siempre pense que eras de mi pais...es decir un Canadiense de pura cepa!!!!

No conozco mucho de argentina, excepto que juegan bastante bien al rugby y hacen un buen carnaval de samba casi como los del Brasil.

En fin, creo que es una situaion bastante grave la que les pasa a ustedes los que han abandonado su patria....anyway..¿cual fue el blog en donde empezo todo este desmadre de comentarios? Me gusta meterme en donde haya buen ajetreo.

Y dos...¿es asi por todos lados o solo en Buenos Aires? Lo pregunto poque parece que Buenos Aires tiene argentinos muy diferentes a los de Mendoza ¿no?

Respetuosamente

Bill Tarantino (Tarantini, mejor) mejor conocido como "Sin Blog"

Abel dijo...

Y.. les puedo contar que en todas partes es más o menos igual pero acá en Venezuela (de donde soy y por ahora escribo)la encuentro particularmete absurda. Verán, conozco montones de personas que han emigrado y que son Chavistas... entonces uno no putea al emigrante necesario (el tipo que ya no vió más alternativa ante este desastre) sino más bien, y con toda razón al tipo que desde el "Capitalismo" y "el primer Mundo" se sienta en el teclado a apoyar un tumor comunista (porque nos es un gobierno) que se caga en este gentilicio día a día con la mayor de las alevosías.
Por otra parte nosotros estamos esperando las ordenes médicas y cuando a alguien se le ocurre esa frase extemporanea del "hay que quedarse a ofrendar la vida por la Patria" mi respuesta es fácil: Yo no emigro de Venezuela (Geográficamente)o de mi gentilicio, yo emigro de los Venezolanos porque Chavez no es una casualidad del destino sino una consecuencia de la inconciencia de esta sociedad (por esto es que hay tanto inmigrante que desdice de su gentilicio) y puede suena apatrida pero al ser medianamente pensante le quedará claro que no es así y cuan corto tendrá el entendimiento aquel al que yo lo parezca traidor en lugar del que apoya esta barbarie (a estas horas 38% de los habitantes de Venezuela) que despues de 950.000.000$ nos tiene con apagones diarios de 4 horas y mas de 150.000 asesinados en los últimos 10 años, solo por citar dos detallitos de esta revolución.
Nadie amigos se toma la molestia de comenzar de cero solo por el snob de un McDonald a media cuadra, pero siempre hay un montón de pendejos que lo (no importa cuanto digas) siempre lo verán así...
Saludos: Abel

Anónimo dijo...

Pues si es el caso tengo que hablar como Colombiano.

(pausa, mientras aclaro la garganta)

El fenomeno de rechazo al emigrante en Colombia es practicamente que desconocido, de hecho todo aquel que se va del pais es casi que considerado como un Heroe digno de imitar.

El haber escogido Canada, casi que me convierte en un Dios ante mis conacionales. Mi voz se escucha con autoridad y respeto.

Asi siempre ha sido, cuando yo viva en Colombia (y aun no pensaba en estas cosas de salir del pais) y encontraba gente que habia estado en el extranjero, sentia qeu ellos sabian mas que yo y les guardaba admiracion.

Es extraño, quizas en Colombia hay un culto a todo aquello que es foraneo. Quizas porque Colombia no es una sociedad de inmigrantes como tal vez si lo sean otros paises suramericanos.

Anyway, me alegro de que en mi propio pais nadie me critique ni me vete por haber inmigrado.

Att

Bill Tarantino

DaniyJuli dijo...

hola 22!!! es la primera vez que escribo en tu blog, pero lo leo siempre...
es muy rara la sensacion que siento ahora que nos quedan 30 dias para dejar Argentina.. antes que todos se enteren que nos ibamos a canada podiamos opinar mal de los politicos, de los chorros, de la economia, de todoooo... pero ahora que nuestros amigos y flia saben que nos vamos de argentina, nos miran mal cuando hablamos mal del pais, como si desde el mismisimo momento que comentamos nuestra idea de irnos dejamos de ser Argentinos...
con las unicas personas que nos sentimos libres de hablar eso es con el grupo de los inmigrantes que conocimos a traves de estos blogs...supongo que es poruqe en el fondo todos nos vamos por los mismos motivos...
es muy dificil ver que estamos dejando flia y amigos en este lugar que vemos como se destruye de a poco.
Este ano las cosas por aca van a estar muy jodidas.... al paso que va el pais va a ser cada vez mas dificil levantarlo y son cosas que uno tiene adentro y no las puede habalr con la gente que esta aca porque se sienten dolidos traicionados, criticados...

es una situacion dificil, es complicado no caer en las comparaciones faciles entre canada y argentina pero supongo que aprenderemos a pilotearla con el tiempo...
les mando un beso a todos y espero conocerlos en Montreal.

Juli ( mama de los loquitos rumbo a canada)

Wra5 dijo...

Polemico y espinoso el tema,!!

Vir dijo...

hola ale: que tema polémico
el famoso SER Argentino.
ahora bien, después de leer todo el post me quedó una incognita que sinceramente me desvela y me perturba sobremanera...


NEGRA???????????????????????

El 22 dijo...

Veo que este es un fenómeno que compartimos muchísimos latinos, tal vez con la excepción de nuestro amigo colombiano, Bill Tarantino, quien tambien dice una gran verdad: tratamos de traidores a los que se van pero a la vez miramos con adoración todo lo que es foráneo, al punto de adoptar sus costumbres, lenguaje y fiestas (Halloween, Valentine Day?).
Gracias Abel y Juli por ofrecer sus puntos de vista (y Bill por supuesto).
Primo, asi es, es un tema espinoso, sin dudas.
Vir: te remito al segundo comentario de este post para aclararte el asunto de la Negra, ja, ja.
Besos y saludos a todos.