lunes, 11 de enero de 2010

Las Mujeres de los Amigos II

Sigo tratando de analizar este asunto de las relaciones entre los hombres y las mujeres de sus amigos, tema que había comenzado en un post anterior.
En realidad hay muchas formas de mirar la cuestión, pero quiero enfocarme en lo que sucede cuando una mujer entra en la vida de dos amigos, o por qué no, de un grupo de amigos varones. Por supuesto que no se puede generalizar, pero no es raro que al principio surjan algunos problemas. Los más comunes:

El compañero de salidas de toda la vida se pone de novio con una señorita del tipo posesivo. A ella "no le gusta que él salga con sus amigos los viernes y sábados a la noche. Esos días son para salir con la novia..." Eso es solo el comienzo. No importa que llamemos a nuestro amigo "pollerudo", o de que tratemos de hacerle entender que esa chica lo está aislando de nuestra imprescindible compañía, seguramente todo irá para peor: se terminará casando y ni siquiera lo dejarán ir a jugar a la pelota los domingos por la tarde ("el domingo es un día para pasarlo en familia, no tienen nada mejor que hacer tus amigos"?). Claro que cuando no esté la mujer presente se comprometerá a cualquier cosa con tal de evitar nuestras crueles burlas, pero en cada oportunidad llamará luego para cancelar con alguna excusa ("es que Silvita no se siente bien hoy pobre, y no la quiero dejar sola..."). Con el tiempo nos acostumbraremos a la nueva situación y a la "bruja" de la mujer de nuestro amigo. Hasta por ahí admitamos que no es mala influencia para él después de todo ("iba por mal camino ese muchacho"), y en el fondo (muy en el fondo) hasta lo envidiemos, porque al menos hay que reconocerle al desgraciado que tiene la vida más encaminada que nosotros.

Creo que en el ejemplo que acabo de dar, lo que más nos duele a los varones no es que el amigo ya no se pueda juntar con nosotros cuando quiera para tomar una cerveza. Nos duele que una mujer nos lo haya cambiado, quizás porque inconscientemente tenemos miedo de que nos pase lo mismo y, Dios nos libre, nos obliguen a madurar un poco.

El caso inverso es el de la chica que se pone de novia con uno de nuestros amigos e inmediatamente se convierte en su sombra. Lo deja ir a todos lados y cuando quiera, pero eso sí, va con él, siempre. "Así que el viernes se juntan a jugar al poker? Buenísimo! Te parece que lleve unas masitas?" Y ahí estamos, cinco señores que normalmente dan rienda suelta a sus sutiles personalidades sin ningun tipo de restricciones... calladitos, incómodos y con cara de traste mirando las cartas que tienen enfrente. Nada de chistes subidos de tono, de concursos de flatulencias, de groserías ("no sabes la porno que me vi ayer, ja, ja, ja, el tipo la ..."), y menos que menos, de bromas que tengan como destinatario al flamante noviecito ("Me parece que tus amigos te tratan mal y no te toman en serio, Carlos...") En el mejor de los casos, tendremos que aguantar un "...y toman tanto whisky sin haber comido nada, chicos? Ay! Cuanto humo que hay acá, cof, cof, cof..".

Seguro que no va a faltar alguien que me venga a decir: "Sí, pero no todas las mujeres son iguales, algunas se integran sin problemas a los grupos de varones". Cierto, y justamente, ese es el tercer problema que iba a plantear. Cada tanto aparece una señorita agradable, desinhibida, y que se siente perfectamente a gusto entre varios muchachos viriles y ruidosos como nosotros, y la mayoría de las veces, las de esta clase son lindas y coquetas, por qué? No tengo ni idea. Este es el peor de los tres casos, y lo he visto con mis propios ojos: un grupo de alegres amigos que ante la presencia de una dama simpática y atractiva (con simpática alcanza, en realidad) comienzan a competir entre ellos como si se tratase de una manada de lobos hambrientos. Comenzarán con galanterías inocentes que generarán risitas nerviosas por parte del novio, hasta llegar a la estocada artera ("el Tito es un cornudo") que no respeta ningún código. En casos extremos, la chica cambiará de novio dentro del mismo grupo y ya nada será lo mismo, el daño será irreparable y los resentimientos quedarán allí para siempre.

Y todavía no terminé...voy a tratar de serenarme, contar hasta diez y dejar las cosas acá... por ahora.

12 comentarios:

Gabriel dijo...

Guau. Un muy sesudo análisis... y podría decir que conozco parejas de todas las categorías que has descripto...

No sé dónde me ubicaría a mí mismo, sin embargo. Tal vez deba esperar a que publiques la tercera parte.

el fafa dijo...

1er. caso: un amigo de la barra de toda la vida, se puso de novio y desapareció como por tres años,... una noche de viernes que estabamos escaviando en la casa de alguno, apareció, excitado, queriendo hacer en esa noche todo lo que no había hecho en esos tres años (ir al bar, tomar unas cervezas, boliche, recitales, cabarulos...), todo... unos días antes había cortado con la minita...
2do. caso: no me acuerdo ninguno ahora... puede ser Yoko Ono... o lo podríamos llamar el síndrome Yoko Ono...
3er. caso: en la revista del Clarín del domingo salió una nueva tribu o como se llame que son los "poliamantes" o algo asi... resulta que una mina se rejunta con carios puntos y viven juntos y todo... asi que este ultimo caso podríamos ponerlo aquí...
a partir de este momento, todos los blogs pueden seguir con la emisión de sus respectivos post...

JorMig dijo...

En el primer caso, el tipo es definivamente un pollerudo.

El segundo es terrible, casi te diría que se preferible suspender las reuniones, o hacerlas y no avisarle al sujeto en cuestión.

Pero el tercero, que lo parió. Cuando cae algún amigo con un minón de aquellos a la que uno no le puede sacar los ojos de encima o que es muy simpática y estamos (ojo que me incluí) todos atrás tratando de atraer un poco su atención. NO!!! Creo que si nos filmaran y nos viéramos seríamos,... No, no quiero ni pensarlo.

Gabriel dijo...

A mí de los tres casos el que más me molesta es el primero. Pero ninguno es sano, me parece...

El tercero es patético, porque están todos los tipos actuando como idiotas como si tuvieran la más mínima chance de ganarse a una mina que evidentemente las tiene bien puestas, y...

Ufa, ya me olvidé. Esperen que ahora vuelvo, no me acuerdo qué más quería Gaby que dijera.

Un Personaje en busca de Autor dijo...

No entieno nada...pero supongo que si una mujer daña los grupos de solo varones, pues un varon tambien puede desintegrar uno de feminas....

Estoy seguro que si...

El 22 dijo...

Creo que está siendo un poco naive, Personaje. Un varon en un grupo de féminas solo puede ser o bien consumido y desechado, o despojado de cualquier autoestima y por ende, aniquilado. :)

Lorena dijo...

He visto de todos los grupos hasta ahora.
También creo que cuando la cosa pasa en un grupo de amigas, no es tan notable el alejamiento, ya que la que esté de novio va a contarle todos los detalles de su vida amorosa a las demás y así va a seguir estando "presente", aunque no siga saliendo con las ellas como antes.
....Y cuando salga va a hacerlo acompañada :)
...y ahi es donde esta el amigo del primer caso, no?

El 22 dijo...

Indudablemente Lorena, las chicas son mas inteligentes que nosotros :)

Un Personaje en busca de Autor dijo...

22

Pues es muy grave lo que usted me acaba de indicar, de ahora en adelante tendre mucho cuidado en inmiscuirme en un grupete de feminas, para prepararme me estoy viendo "Sex and the City" a ver si logro descifrar el corazon de estas a las que usted llama "mujeres"

El 22 dijo...

Es cierto, es muy grave. Por ahi le conviene empezar viendo Psicosis, asi entiende la raiz del asunto.

Mordi dijo...

¿Y cuando el grupo de amigos es mixto?

Un Personaje en busca de Autor dijo...

Mi teoria (y no se escandalicen) es que un grupo de mujeres se puede destruir cuando una de ellas logra quedar embarazada....

Nada como un bebe para ocupar la mente y alma de una mujer.

(Si necesitan saber mas secretos de este viejo zorro, no duden en preguntar aqui mismo en este tema del blog del amable 22)

Saludos