jueves, 7 de enero de 2010

Las Mujeres de los Amigos I

Cuando era adolescente tenía uno de esos amigos inseparables, de fierro (llamémoslo Coco ya que no quiero publicar su nombre), con el que viví muchísimas historias. Fuimos juntos al colegio, a los primeros bailes, compartimos más de un sandwich cuando el otro no tenía dinero para el almuerzo, y pasamos las mil y una juntos, lo que se dice, casi un hermano. En lo que nunca pudimos coincidir, sin embargo, fue en estar de novios al mismo tiempo. Cuando Coco andaba saliendo con alguna chica, yo andaba soltero, y viceversa, lo que se dice una cuestión de bad timing. Cada tanto broméabamos acerca del asunto y nos imaginábamos el día que ambos termináramos casados; seguramente compartiríamos salidas de a cuatro, más adelante algún campamento con los chicos, tal vez hasta alguna vacación en el Caribe. Inocencia de pibes que creen que cambiar de estado civil no cambia nada más que eso, el estado civil.
La vida siguió su curso y Coco, mi mejor amigo, se casó primero. Y por un tiempo, las cosas parecieron no cambiar, por lo menos no a simple vista. Después me casé yo, y finalmente, pudimos concretar ese añorado sueño de la salida en pareja, o en "familia".
El detalle que con Coco no habíamos considerado no era menor en realidad, nuestra amistad se circunscribía a nosotros dos, y no a las chicas. Si bien las dos son mujeres sociables y encantadoras (recuerden que mi mujer - y tal vez la de Coco - leen el blog) simplemente no hubo química, no se cayeron bien entre sí, y allí quedaron nuestros planes de extender nuestra amistad hasta el plano matrimonial. Un fiasco, y una verdadera pena.
Es el día de hoy que lamento cuanto ha cambiado mi amistad con Coco, no solo nos separa una distancia física (él vive en Argentina y ni siquiera conozco a la menor de sus nenas) sino también de otro tipo, nada nos devolverá aquella camaradería juvenil y nuestros planes para el futuro (entre otras cosas, a esta altura de la vida íbamos tener mucho dinero y una Ferrari y un Lamborghini, respectivamente).
Pero me estoy yendo por las ramas. Por algún motivo hoy me desperté pensando en este asunto y terminé rumiando acerca de las relaciones de amistad que generan los varones, y las mujeres entre sí, tema del que en realidad ya se ha hablado mucho y que no es moco de pavo; aunque me exponga a la ira del bello sexo, creo firmemente que la amistad entre varones es mucho más simple y sana que entre las mujeres, y esto nada tiene que ver con machismo o feminismo (también estoy convencido de que las chicas son peores conductoras, por ejemplo, y esto si es machismo).
En fin, la idea era analizar un poco estas relaciones humanas entre ambos sexos y en especial, la interacción de los hombres con las esposas de sus amigos, pero me parece que ya me extendí demasiado entre la introducción y el desarrollo del tema, así que lo dejo para otro post de la semana que viene (además, mi mujer me está diciendo que la termine de una buena vez y vaya a poner la mesa).
Así que hasta la próxima.

16 comentarios:

el fafa dijo...

ya lo decía Grandinetti en "los machos"... Dios propone, el hombre dispone y la mujer descompone... quedate tranquilo 22, que no te voy a dejar solo en esto de recibir la ira del sexo débil.

Leo dijo...

Es que bueno no son los mismo codigos, la amistad ya de por hecho es una relacion delicada imaginate entre mujeres y con una mujer ni te cuento, jejeje.

Gabriel dijo...

Más sana, no sé. Más simple, sin ningún lugar a dudas.

Para dos tipos por lo general basta con que sean hinchas del mismo equipo o pasen el verano en el mismo balneario, para decir que 'son amigos'. Las mujeres no son así, definitivamente.

Para mí, en este caso, punto para las mujeres, valoran mejor el concepto de amistad. Pero no veo nada malo en esas relaciones simplonas y hasta superficiales que muchos de nosotros solemos cultivar con nuestros 'amigos'. Si total cuando las papas queman uno sabe muy bien a quién recurrir! :-)

Atsuiangel dijo...

Muy interesante esta entrada. Aún no me he casado pero sí tengo novio y él andaba mucho con sus amigos, a tal punto, que no me visitaba solo a casa sino que lo hacía con sus amigos! Mejor dicho, yo era la novia del grupo, pues la única chica era yo, sus amigos no tienen suerte en el amor y hasta parece que toda chica que conocen se vuelven enemiga de ellos...En fin.

El punto es que a veces me daba envidia el trato con sus amigos. Y rico llevarse bien con los amigos de la pareja. El problema es que son muy asfixiantes :S

Saludos!

El 22 dijo...

Gracias Fafa. Ahora eso de "debil" no se...mi jermu pega fuerte...

Asi habla un verdadero macho rioplatense, Leo, je, je.

El 22 dijo...

No se Gabriel, por ahi yo le llamo sano a lo simplon. Pero he observado tambien a muchas mujeres que se llaman "amigas" entre si, se besan y se abrazan y despues se despedazan (me salio en versito) cuando se juntan "a sacarse el cuero" :)

Atsuiangel: cierto, es muy bueno llevarse bien con los amigos de la pareja, asi como con las parejas de los amigos. El problema que muchas veces tenemos los hombres, es que nos sentimos tontamente amenazados cuando una mujer ingresa en nuestra amistad de varon, y eso justramente es lo que queria desarrollar (y no hice).
Saludos.

Lorena dijo...

Mmm, que interesante. Yo no creo que pueda aportar mucho, ya que siendo mujer siempre tuve muchisimos mas amigos varones que mujeres.
Un caso raro el mío, lo admito.
La amistad con los hombres es mucho mas sana, no sólo mas simple. Disfrutan mucho más de esa relación de amistad que las mujeres. Es muy sincera y eso es lo que mas me gusta.

A mi mejor amigo lo conocí antes que a Martín y ahora ellos son muy buenos amigos tambien.

Besos

El 22 dijo...

Ves? Por eso es que me caes tan bien, Lore :)
Besos.

JorMig dijo...

Estoy de acuerdo en que la amistad entre varones es mas simple.
También he visto algunos amigos desaparecer cuando se pusieron de novios y se casaron y reaparecer tras sus separaciones.
Y también creo que los machitos usamos más fácilmente la palabra "amigo". Yo por ejemplo nunca podría ser amigo del Fafa porque soy bostero y el es cuervo.

El 22 dijo...

Ahh bueno, Jormig, entonces estamos en problemas, yo soy gallina.

JorMig dijo...

Menos mal que vivís lejos porque soy alérgico a las plumas :)

El 22 dijo...

Y yo a la bosta, je, je (con el mayor de los respetos)

JorMig dijo...

Lo nuestro es distinto, somos primos!
Pero este tipo de cosas son las que nos pueden hacer generar una relación amistosa fácilmente. Es una boludez, pero nos comunicamos.

el fafa dijo...

JorMig no puede ser amigo porque lo tenemos de hijo... y el 22 lo ten... digo, nada... por lo menos compartimos las plumas (la de uds. blancas y las nuestras negras)... para completar lo de la amistad, yo por suerte tengo varios amigos y de distintas edades y variedades... tengo amigos muy chicos hasta una amiga de 85 años!... y también a JorMig...

El 22 dijo...

A propósito, siempre me he preguntado, ya que usan el mismo avatar, quien es quien en la foto :)

Un Personaje en busca de Autor dijo...

Pues si viene al caso, mi mujer ya no me permiso para tener blog, porque le disgusta que sea amigo del 22...